Fotocopias para estudiantes: requisitos a cumplir

Como se mencionó en entregas anteriores, desde este sitio web se fomenta el uso responsable de los materiales protegidos por derechos de autor y se alientan e investigan propuestas tendientes a satisfacer el amplio espectro de necesidades que plantean los usuarios y consumidores. La modalidad elegida es el aporte de información, reflexiones y propuestas que, esperamos, también contribuyan en el logro de una conciencia ética capaz de autorregular (y con ello tal vez atenuar) las conductas negligentes que proliferan en la red.

En estas líneas nos referiremos puntualmente a las fotocopias destinadas a los estudiantes de todos los niveles de enseñanza, y en especial la terciaria y universitaria. Es usual que los docentes seleccionen los textos que integran la bibliografía de sus cátedras y los manden a fotocopiar, y que los alumnos los adquieran como cuadernillos o en hojas sueltas en los múltiples negocios  que funcionan a tal efecto tanto dentro como en las inmediaciones de las casas de estudio.

En este punto, se hace necesario difundir entre los docentes y estudiantes la importancia de consultar si se trata de fotocopias autorizadas o no, dado que las fotocopias ilegales perjudican a muchos trabajadores de la cultura de nuestro país. Vale entonces recordar qué es CADRA y cuál es la función que cumple: se trata de una asociación que gestiona colectivamente los derechos de sus socios, autores y editores de libros y publicaciones periódicas en la Argentina.  En ese rol, otorga licencias que autorizan la reprografía parcial de obras protegidas (hasta un 20% del contenido) solicitando a cambio el pago de una remuneración a los negocios dedicados a la venta de fotocopias. El dinero recaudado se distribuye anualmente entre los socios.

El sistema que lleva adelante esta entidad de gestión colectiva de derechos de autor es asimilable a la que beneficia a los músicos, por ejemplo. Además, protege a sus socios acompañándolos en acciones judiciales en caso de incumplimiento de los acuerdos preestablecidos o ante el uso indebido de sus obras y realiza campañas de difusión para combatir la reproducción ilegal de libros, entre otras.

Por eso, salvo que un autor lo autorice expresamente, no está permitido fotocopiar un libro completo. Por este motivo, se recomienda a los docentes hacer una selección responsable de los materiales que utilizarán en sus aulas, y a las casas dedicadas a la comercialización de fotocopias se las insta a comprometerse a respetar la cuota autorizada de reproducción y a abonar el canon acordado.

Para obtener información detallada, recomendamos visitar la web de CADRA, siguiendo el enlace ubicado entre los sitios de interés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>